Los Grupos Sociales

Los Grupos Sociales

Ya dijimos que la vida de los individuos se desarrolla en el marco de agrupaciones sociales. Grupos y organizaciones dominan buena parte de nuestra existencia y sus sistemas de autoridad influyen, liberan o constriñen nuestras acciones. Es en el seno de estos grupos donde transcurren, de hecho, nuestras interacciones, y aunque su tipología es muy variada no debemos confundirlos con los agregados sociales (conjuntos de personas que están en un mismo lugar al mismo tiempo. (personas que viajan en un vagón de metro) ni con categorías sociales (conjunto de personas que comparten una característica común, como tener una edad determinada).

Goffman distinguió entre interacciones focalizadas (aquellas en las que los actores atienden a lo que los otros dicen y hacen) de interacciones no focalizadas (cuando las personas sólo muestran conciencia mutua de la presencia del otro). La mayoría de las interacciones focalizadas transcurren sobre un fondo no focalizado, por ejemplo cuando hablamos con un tendero en un supermercado, somos conscientes de la presencia del resto de compradores y personal del supermercado, pero nuestras acciones no dependen más que de una mera general y difusa de las de estas personas. Un ejemplo de ello aparece a menudo en el cine cuando la policía a sabiendas de que va a cometerse un robo en un banco se disfraza de cliente, de personal de limpieza, etc. El ‘error’ que cometen los atracadores es el de creer que ese es un contexto no focalizado y actuar en consecuencia, para cuando se dan cuenta de que realmente todos los presentes estaban interactuando con ellos, ya es tarde. El pertenecer a una determinada categoría social puede favorecer el surgimiento de grupos con intereses y afinidades comunes.

En los grupos sociales propiamente dichos sus miembros interactúan de forma regular y poseen una identidad como grupo, algo en común que les diferencia de otros grupos y constituye la conciencia de grupo, esta identidad debe ser de alguna forma también reconocida por los demás. Existe una estructura social, no interactúan al azar sino que desempeñan roles y ocupan estatus dentro del grupo a través de los cuales definen sus valores, normas y objetivos y coordinan sus actividades. Deben poseer, lógicamente cierta durabilidad y estabilidad por lo que dependen de consensos, o sea deben estar de acuerdo al menos en lo fundamental. Cuanto mayor sea un grupo más fácil es que surjan subdivisiones, por otra parte cuanto más pequeño requiere un mayor grado de compromiso para mantenerse.

Los estudios sobre conducta grupal han descubierto patrones regulares de comportamiento más allá de los miembros concretos que los componen. Un aspecto de gran importancia lo constituye la lealtad, sobre todo cuando ésta se transforma en adherencia ciega anulando las voluntades individuales.

Determinadas sectas constituyen un ejemplo claro.

Concretamente la lealtad puede llevar a la toma decisiones cuestionables a través de un proceso conocido como pensamiento de grupo; por este mecanismo una vez adoptada una decisión los componentes del grupo tenderán a ocultar aquella información que suscite dudas sobre la validez de la misma, es como si nadie quisiera ser quien rompe el consenso, el aguafiestas; de hecho los propios miembros a menudo se unen para desacreditar las nuevas informaciones.

Es similar al hecho que se produce cuando alguien nos dice que hemos efectuado una mala compra y contra argumentamos aún a sabiendas de que efectivamente hemos adoptado una decisión errónea o al menos no óptima. Este mecanismo a menudo inhibe las dudas sobre la decisión de realizar actos desviados por parte de un grupo concreto, etiquetando a quien las expresa de poco arriesgado. Puede igualmente conducir a deliberaciones extraviadas de un jurado o a decisiones erróneas por parte de un grupo directivo.

Y es que cuando estamos insertos en un grupo solemos adoptar decisiones y emprender acciones que no tomaríamos ni emprenderíamos de encontrarnos solos, es lo que se denomina cambio arriesgado. Esto se produce porque la responsabilidad de la toma de decisiones no recae sobre un solo individuo, sino que se disuelve en el grupo.

Para comprender la fuerza real de estos procesos no podemos mantenernos al margen de los individuos que componen el grupo, cuando sus componentes están acostumbrados a fiarse de sus propias impresiones, la influencia del grupo disminuirá. Por otro lado no toda circunstancia grupal provoca cambios arriesgados, también puede inhibir decisiones arriesgadas de sus miembros.

Otra cuestión fundamental es la relacionada con el liderazgo, la autoridad carismática en términos weberianos. El liderazgo surge porque el grupo lo necesita específicamente para lograr algún fin y está en función de las cualidades de los individuos. Las características de un líder tienen que ver con su grado de participación en las actividades del grupo: cuantas más opiniones y sugerencias lanza un miembro más probabilidades tendrá de liderar el grupo. Otra faceta importante es la competencia que demuestre a la hora de alcanzar las metas del grupo. Si la finalidad es pasárselo bien, las personas divertidas y conocedoras del ambiente se harán pronto con el mando de la situación. Influye igualmente la presentación que de sí mismo haga la persona y el prestigio que tenga fuera del grupo. Esto es especialmente perceptible cuando alguien ingresa en prisión, si logra fama de duro y si tal fama viene avalada por sus actividades antes de ingresar preso, sus probabilidades de liderazgo son mayores.

Existen dos tipos de liderazgo fundamentales:

Líder instrumental: Especializado en coordinar las actividades de los miembros para lograr los objetivos del grupo.

Líder expresivo: Especializado en relaciones interpersonales, resolviendo conflictos y manteniendo la moral del grupo.

En las primeras etapas del grupo una misma persona puede cumplir ambas funciones. Con el paso del tiempo la popularidad del líder puede decaer y una segunda persona sube a la posición de líder expresivo.

One thought on “Los Grupos Sociales

  1. Pingback: La reciprocidad | Estudios en sociologia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s