El análisis de redes

El análisis de redes

El análisis de redes es, como vemos, un análisis de la estructura social en función de las relaciones sociales que poseen entre sí los individuos. Entenderemos relación social como el vínculo establecido entre actores que ocupan determinadas posiciones en la estructura.

Hay dos maneras básicas de acercarse a la realidad social:

1. La primera presta atención a los atributos de los actores: sus propiedades o características. Los atributos son los valores de las variables (edad, sexo, ingresos, categoría profesional, ingresos, nivel educativo, etc.), y definen la posición de los individuos.

2. La segunda se centra en las relaciones, o sea, los vínculos que los sujetos mantienen con otros sujetos o hechos.

Los actores poseen atributos propios como individuos, pero también forman parte de contextos sociales en los que establecen relaciones con otros. Estas relaciones pueden ser simétricas: Aquellas establecidas entre actores que poseen posiciones similares (Dos delincuentes con el mismo status). O asimétricas: establecidas entre actores que poseen status complementarios (El jefe de la banda y un subalterno).

Pueden, ser unidireccionales: Un actor envía información a otro, pero este segundo no lo hace con el primero.

Relación asimétrica. O bidireccionales: Ambos establecen un intercambio similar de información.

Pueden ser también directas o indirectas, a través de terceros.

El tipo de relación que mantenemos con los demás configura nuestras respectivas pautas de acción, nos comportamos de forma distinta si la relación es simétrica o no. Cuando la relación asimétrica es además unidireccional, la autonomía de uno de los sujetos es sensiblemente inferior, no sólo por el hecho de la diferencia de estatus sino por la información que maneja cada uno de los implicados; sin embargo habremos de prestar atención a quién es verdaderamente el sujeto fuerte de la relación, que alguien envíe información no quiere decir que necesariamente sea el sujeto débil, puede de hecho ser quien maneje el flujo de información, manipulando al receptor. Por ejemplo, el poder de los medios de comunicación en la opinión.

Puede darse la situación contraria en la que el informador sólo maneja una parte de la información siendo el receptor quien posee el significado último de tal información al poder encajarla con otras informaciones que recibe sobre el mismo asunto.

Nosotros podemos analizar redes reales dentro de una unidad social particular.

Por ejemplo, en un módulo de una prisión podemos estudiar el sistema de relaciones de los reclusos para ver qué grado de cohesión existe, quiénes ocupan posiciones de liderazgo o qué factores inciden en cada caso.

Otra forma de análisis redes consiste en averiguar qué tipo de red constituye la población sobre la que estamos trabajando. Se ha definido una serie de tipos básicos:

El CORRILLO: Donde cada elemento está conectado con todos los demás:

El ANILLO: Cada persona tiene más de una conexión:

La CADENA: En la cual las conexiones son cada vez más distantes:

La ÓRBITA: En la que una persona sirve de conexión a las demás:

Hablamos de sociometría como de aquella técnica de investigación que nos permite conocer determinados aspectos de la estructura de las relaciones sociales en el interior de grupos en los que, como sabemos, los vínculos entre sus miembros están estructurados al menos parcialmente.

Éstas relaciones surgen espontáneamente (Grupos de amigos, grupos de niños que se conocen en el parque, etc.) o se construyen formalmente y luego adquieren una organización interna (Compañeros de clase que posteriormente de forma espontánea y voluntaria se constituyen en grupo).

Las relaciones sociales que pretenden descubrirse mediante los tests sociométricos son fundamentalmente de tres tipos:

• RELACIONES DE ATRACCIÓN O RECHAZO: Se averiguan por medio de preguntas como: ¿A qué miembro del grupo prefiere? ¿A qué miembro estima menos?

• RELACIONES DE INTERACCIÓN: Se trata de saber quién preferiría o no preferiría entrar con quién en una relación determinada y con un contenido concreto. ¿De quién se dejaría mejor aconsejar? ¿A quién elegiría más gustosamente para salir de fiesta? ¿Con quién trabajaría mejor?

Se supone que estas preferencias y rechazos son reales. Además, es necesario que la dimensión sobre la que se pregunta esté clara. Si pretendemos conocer la simpatía que sienten unos sujetos por otros y preguntamos: ¿Con quién le gustaría sentarse en clase? Esto no nos dice si existe una relación de simpatía o no, pues también puede contestarse en función de la capacidad de trabajo del elegido, es una pregunta que abarca varias dimensiones.

• RELACIONES INTERACCIONALES DE HECHO: ¿Con quién se sienta normalmente a comer? ¿Quién le pide a usted consejo? ¿A quién le pide usted consejo? ¿Quién le pone al tanto de las novedades?

• PERCEPCIÓN Y CONOCIMIENTO: Es un tipo especial de pregunta dirigida a conocer la posición subjetiva del sujeto en el conjunto de las relaciones de grupo. ¿Quién cree que le ha elegido? ¿Qué personas cree que le rechazaron?

Las preguntas pueden admitir una o varias repuestas. Elegir entre una o varias personas, elegir un máximo de n personas.

Pueden estar enunciadas positiva o negativamente. ¿A quién invitarías con toda seguridad a tu cumpleaños? ¿A quién no invitarías con toda seguridad a tu cumpleaños?.

Además de los tests sociométricos, resulta de mucha ayuda la observación real (participante) de lo que acontece como medio de verificar los resultados de estos tests.

Los tests sociométricos se representan mediante SOCIOGRAMAS que contienen todas las relaciones y que suelen volverse incontrolables a medida que aumenta el número de las estudiadas, por lo que a menudo se recurre a sociogramas parciales. Un sociograma de las primeras elecciones o combinaciones.

La primera elección real y la primera estimada (quién espera el sujeto que le elija en primer lugar).

También existen sociogramas individuales que son aquellos que representan la posición sociométrica de un solo encuestado (elecciones formuladas y recibidas, las relaciones entre las demás personas no importan).

Para evitar las infinitas posibilidades de realizar sociogramas que ofrece el estudio de las relaciones sociales se ha creado lo que se llama el target sociogram en el cual, en el círculo central están los encuestados objeto de mayor número de elecciones. De anillo a anillo y de dentro a fuera, va disminuyendo el número de elecciones recibidas. Fuera del todo están las personas aisladas.

Para estudiar redes sociales desde una perspectiva macro, para estudiar las relaciones que existen entre personas pertenecientes a distintas categorías sociales o a poblaciones enteras, la sociología hace preguntas como: ¿Qué es más probable que conduzca a la amistad? ¿Qué proporción de personas que están enlazadas por su trabajo lo están también como grupos de una iglesia o de una organización voluntaria? ¿Hasta qué punto se cruzan las redes de payos, gitanos y quinquis?

El análisis del sociograma consiste en descubrir las distintas configuraciones relacionales, tipos de relaciones, estructura de las relaciones, etc. Las configuraciones sociométricas típicas son:

La PAREJA: A y B se eligen entre sí.

El TRIÁNGULO: A, B y C se eligen mutuamente.

La ESTRELLA: Una persona es elegida con extraordinaria frecuencia por personas que entre sí sólo se escogen pocas veces. El ASTRO será una persona muy elegida, el centro de una estrella. Según la dimensión estudiada puede hablarse de un astro de sentimiento (el más querido) de la habilidad (el ‘manitas’) o de la comunicación (el mejor informado).

El CLIQUÉ: Círculo de determinadas personas que se eligen entre sí frecuentemente, pero que pocas veces eligen a otros miembros del grupo, recibiendo de éstos, en contrapartida, pocas elecciones.

La EMINENCIA GRIS: Persona aislada que sólo posee relación con el astro. (G) El AISLADO: Persona que no recibe ninguna elección y tampoco elige a nadie. (a). El RECHAZADO: Persona que sólo recibe repulsas. (R, discontinua) El OLVIDADO: Persona que elige a otros, pero no es elegido por nadie. (O)

En la figura anterior podemos observar la representación de las configuraciones sociométricas típicas, desde este sociograma podemos entender cómo se relacionan los sujetos que componen el grupo, algunos indudablemente están mejor relacionados que otros, reciben muchas elecciones, como es el caso del líder. Dentro del grupo general observamos subgrupos con fuertes vínculos entre sí, aunque esto les desvincule del resto (se relacionan entre sí y con el astro), nuestro líder posee un gran número de relaciones directas e indirectas, de alguna manera está conectado con casi todo el grupo.

Nuestro olvidado también elige, pero nadie se acuerda de él, es el tipo gris, aquel que al cabo del tiempo al ver una foto de todos, la inmensa mayoría se preguntará ¿Y éste quién era? El rechazado (relación destacada con línea discontínua), no se trata con mucha gente, de hecho sólo con una persona y de forma unidireccional, o sea, el elegido no le hace mucho caso y con el resto sus relaciones son hostiles. Ambos, rechazado y olvidado, forman parte del grupo de una forma difusa y pueden tener motivos suficientes de frustración, que padecerá en mayor medida el olvidado, pues no es digno siquiera del rechazo de los demás, no tiene entidad suficiente ni para ser hostil.

El aislado, aunque pertenece físicamente al grupo no mantiene relaciones con nadie, se trata de un autónomo, si alguien buscara una cabeza de turco tras el rechazado y el olvidado sería uno de los que más suspicacias suscitara, pues nadie avalaría su relación, sin embargo el hecho de que consiga mantener máxima autonomía le otorga cierta entidad.

Si quisiéramos entrar en el grupo con buen pie y no conociéramos a nadie, lo haríamos conectando con el astro bien directa bien indirectamente, pero no sería buena estrategia abordarlo desde el cliqué pues constituye un subgrupo muy volcado sobre sí mismo, en íntima relación con el astro, que es de hecho el único que mantiene relaciones con el resto del grupo.

Finalmente encontramos el cerebro gris, el respeto que el grupo le otorga depende en buena medida de su fuerte relación con el astro, de debilitarse ésta su posición en el grupo adquiriría probablemente una gran inestabilidad, sólo sea porque su capacidad especial ha sido siempre dedicada a una sola persona, el líder, quien por el hecho de estar muy bien relacionado no quiere decir que sea necesariamente muy querido de todos.

Realizar un test a un grupo desviado es realmente difícil, pues nadie estará dispuesto a desvelar sus relaciones y menos al cabecilla, en estas situaciones sistema será la observación, a poder ser participante, pero lo importante de tal observación es que ha de realizarse desde el punto de vista de la relación, no del sujeto concreto, si nos acostumbramos a pensar en términos de relaciones y sus tipos, podremos desentrañar el funcionamiento de la red, porque en teoría de redes lo importante no son los sujetos sino las relaciones, o sea, el contexto social que enmarca y estructura las interacciones.

Nos movemos, pues, en un nivel sistémico, analizamos sistemas de elementos conectados entre sí por relaciones. Estas relaciones no son independientes de los valores o las creencias de los actores y son, desde luego, indispensables a la hora de analizar la distribución de recursos (información, económicos, poder, etc.).

Para los analistas de redes, la estructura de relaciones entre actores y la posición del actor en la red tendrán importantes consecuencias en el comportamiento de cada individuo y del sistema en su conjunto, porque las pautas de relación entre los distintos actores potencian o limitan las acciones sociales de los integrantes de una red.

La unidad de análisis es, como se ha apuntado, la relación, no el individuo, que lógicamente no tiene que ser una persona, puede ser una organización o un hecho Vg. Podemos ver qué sistema de relaciones se establece entre distintos hechos delictivos relacionados con la trata de blancas, pudiendo realizar un sociograma donde se relacione este hecho con otros como la inmigración ilegal, el tráfico de drogas o el blanqueo de dinero, determinando el carácter (dirección, intensidad, etc.) de cada vínculo concreto y estableciendo qué hechos marcan en mayor o menor medida las pautas de relación.

Para estudiar las redes sociales existen básicamente dos estrategias:

  • Estrategia relacional: Conexiones directas e indirectas entre los actores o elementos de la red. Explica los comportamientos sociales en función de las relaciones que los individuos mantienen entre sí. La fortaleza de las relaciones, si son relaciones fuertes o débiles, o sea, si los actores están relacionados directamente o a través de terceros. Si las relaciones son simétricas o complementarias, etc.
  • Estrategia posicional: Estudiando las relaciones que los actores mantienen, definiendo la posición que un sujeto determinado ostenta en relación con los otros actores del sistema. Es aquí donde se habla con más propiedad de equivalencia estructural: Dos o más actores son equivalentes estructuralmente porque sus pautas de relación con los otros actores del sistema son idénticas; los roles que desempeñan desde sus distintas posiciones son los mismos. Así se plantea que estos actores, como juegan el mismo papel en la red, son intercambiables. Por ejemplo. dos madres, aunque con diferencias individuales, juegan el mismo papel en la red: ser madre.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s