La sociedad moral

La sociedad moderna supone el desmoronamiento de muchas tradiciones y formas de control, sobre todo religioso, esto no supone necesariamente que la conciencia común vaya a desaparecer, sin embargo cada vez encuentran mayor cabida las disidencias individuales.

Las creencias y las prácticas de los individuos se secularizan, el culto se deriva ahora hacia la dignidad humana, de índole individual. En fin, frente a las sociedades basadas en la semejanza, donde el individuo es socializado de manera que confunde su individualidad con la colectividad, en las basadas en la división del trabajo social el individuo se socializa en la diferencia respecto de los demás, sin embargo su solidaridad deriva justamente de la complementariedad de los distintos, de la necesidad que unos tienen de otros para satisfacer sus necesidades respectivas y comunes. Por eso ya no funcionan un Derecho y una moral únicos que impongan, bajo la amenaza de medidas represivas, uniformidad, sino un Derecho y una moral plurales que vehiculen las diferencias de los distintos colectivos profesionales a la vez que contribuyen a la cohesión social fundamentada en la interdependencia. Así, la sociedad orgánica es una sociedad moral en la que cada individuo recibe de la sociedad lo que requiere para cubrir sus necesidades al tiempo que trabaja para esa misma sociedad, incluso a costa de grandes sacrificios y concesiones en lo particular.

Por su parte la sociedad aprende, a mirar a sus miembros no como cosas sobre las cuales ostenta derechos, sino como cooperadores de los cuales no puede prescindir y frente a los cuales adquiere deberes. En realidad, la sociedad moderna tiene su propia moral derivada de la cooperación. Si la moral mecánica se fortalece a medida que la individualidad se debilita, la moralidad orgánica lo hace en sentido contrario. El problema reside en el hecho de que la moral orgánica aún no alcanza el grado de desarrollo necesario para mantener la cohesión social, es por esto por lo que se producen estados de anomia.

La moral es un hecho social que puede observarse en toda sociedad, los deberes del individuo para consigo mismo son deberes para con la sociedad. En las sociedades modernas la moral atraviesa una crisis de gran magnitud pues, como hemos visto, las doctrinas y tradiciones de momentos anteriores se debilitan, inmersas en el proceso de cambio que supone la economía con la industrialización, las estructuras sociales en general con la división del trabajo y el imaginario colectivo con la Revolución Francesa. Tras todo ello el juicio individual se emancipa del juicio colectivo, pero sin llegar a producirse un ajuste definitivo entre lo individual y el bien común, de este desajuste fundamental surge la anomia, y el sociólogo estará llamado a contribuir para que concurran de nuevo, no bajo los viejos esquemas sino sobre los nuevos fundamentos sociales.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s