Los sistemas de acción social

Los sistemas de acción poseen un conjunto de características esenciales:

– Están ordenados y sus partes son interdependientes. Tienden hacia el equilibrio (con su acción de alimentarse el actor logra un equilibrio propio que a su vez contribuye al equilibrio social).

– Pueden ser estáticos o verse envueltos en procesos de cambio (un determinado sujeto puede emprender siempre las mismas acciones para alimentarse, pero bien por factores externos bien por iniciativa propia podrá emprender nuevas formas de lograrlo).

Las partes del sistema están interrelacionadas, si un actor realiza diferentes formas de actuar el conjunto procurará restaurar el equilibrio, bien presionando al actor para que actúe desde las pautas normales o bien transformando su propio sistema de acción. La distribución de funciones e integración, son dos procesos fundamentales y necesarios para el estado de equilibrio. Además, los sistemas tienden hacia él automantenimiento, lo que implica el establecimiento de fronteras y de normas de relación entre las partes y el todo, así como de mecanismos de control de las variaciones del entorno y de las tendencias de cambio del sistema desde su interior.

Hemos de tener siempre presentes la integración y el orden. El hecho de que la cultura presente unas pautas de valor comunes, la sociedad una estructura definida y que ambas construyan unas disposiciones de necesidad similares, es la explicación de la sociedad como un sistema equilibrado.

La socialización y el control social son los principales mecanismos que permiten al sistema mantener el equilibrio y la integridad. Esto sucede sin necesidad de planificar, de modo espontáneo. Las personas cumplen con los objetivos generales buscando satisfacer sus necesidades personales. Mediante dichos mecanismos, el sistema social es capaz de prevenir e invertir las tendencias desviadas más allá del control establecido por las sanciones ordinarias de aprobación-desaprobación y recompensa-castigo.

Los sistemas de acción social más importantes son:

El sistema personal: relativo a la personalidad (impulsos, capacidades, actitudes, autoconcepciones, etc.) Un elemento fundamental de este sistema lo constituye la motivación. Esta se relaciona estrechamente con la necesidad y es adquirida a través del propio proceso de interacción. Las necesidades son los impulsos modelados por la sociedad, se producen en la personalidad pero se definen socialmente (Comer tres veces al día, no hablar con la boca llena). Existirían tres disposiciones de necesidad básicas:

  1. De amor, aprobación en nuestras relaciones sociales (Ser aceptados, sentirnos partícipes…).
  2. De observación de los diversos modelos culturales: Aprendizaje por imitación.
  3. De cumplimiento de expectativas de rol: Aceptar las normas y esperar que otros las acaten. En general, el sistema de la personalidad presupone personalidades débiles que tienden a acomodarse al sistema social, como resultado del proceso de internalización de la sociedad y la cultura.

– El sistema social: Sistema de procesos de acción interdependientes. O sea, sistema de relaciones en las se seleccionan sólo determinados aspectos: los status-roles. Los roles, por tanto, son sólo partes del sistema de interacción de las personas. Las unidades básicas de los sistemas sociales son las posiciones, no las interacciones. En este sentido, la personalidad no es un rol, ni un conjunto de roles, sino una estructura y una organización de la acción, un sistema diferente, el personal, y por tanto requiere un plano analítico distinto. Los roles, son conjuntos de derechos, deberes y expectativas, estas últimas constituyen el ingrediente fundamental, pues dan una idea de cómo las personas se comportarán entre sí, lo que otorga un gran equilibrio al sistema, ya que permite predecir con cierta exactitud cómo van a desarrollarse las relaciones y que tales relaciones están normatizadas. Para asegurarse el cumplimiento de tales expectativas la gente usa sanciones que pueden ser negativas o positivas y formales o informales. Por tanto, los sistemas sociales son sistemas complejos de relaciones interactivas donde existen expectativas de acción complementarias en función de la posición que ocupan los participantes. Si se modifica alguna de estas relaciones el propio sistema se altera, induciéndose en éste procesos de reajuste o de cambio.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s