La estructuración del comportamiento desviado

Las tendencias desviadas se estructuran en tres planos distintos:

Desviación individual: Una persona predispuesta a la actividad y alienada tenderá hacia el crimen individualizado, cuando tal alienación existe pero el actor es pasivo tenderá hacia el vagabundeo, la bohemia o la esquizofrenia. Cuando se trata de un conformista activo tenderá a transformarse en un ambicioso compulsivo que exige demasiado a los demás generando situaciones de competencia exagerada. El conformista pasivo es en la práctica un perfeccionista que no acaba de cumplir con las expectativas que existen sobre él, pues inhibe toda implicación arriesgada, no se moja.

Desviación colectiva 1: Cuando el sujeto se une a otros sujetos para llevar a cabo actos desviados, encuentra una oportunidad para desviarse al relacionarse con sujetos que poseen un mismo talante y que le aportan estímulos adicionales. Con ello gana mayor resistencia y habilidad ante las sanciones: el delincuente organizado es más efectivo a la hora de transgredir la ley que el que actúa por su cuenta. La alienación del desviado es aprobada y reforzada por el grupo, con lo que el desviado se siente más cómodo con su propia alienación. Así, el desviado puede desarrollar la ambivalencia inicial del comportamiento desviado: desafiando la autoridad y subordinándose a las pautas de la comunidad desviada. Por ejemplo: El honor de los ladrones, el código de los reclusos, etc.

Desviación colectiva 2: Llevada a cabo por los movimientos políticos izquierdistas, el comunismo y los movimientos utópicos, se produce cuando la desviación implica no sólo romper con las normas, sino desafiar al sistema en su totalidad con el afán de poner en su lugar nuevas normas y valores. De igual manera estaría presente la aquiescencia, ya que en los movimientos comunistas, se pretende destruir el sistema (alienante) en nombre de los propios valores de ese sistema, de los cuales los verdaderos representantes son los nuevos líderes; así el adepto no deberá someterse a la pretendida libertad capitalista sino a la verdadera libertad comunista.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s